No sabes cuál es la rutina adecuada para tu rostro antes de irte a descansar… acá tenemos unos sencillos pasos para retener la juventud de tu piel y amanecer con el rostro descansado.

Paso No 1

Realiza un limpieza adecuada de tu piel

Nutrir y proteger la piel ¿Cómo empezar?

Paso No 2

Complementa la limpieza refrescando la piel y tonificando, para esto a través del tiempo el agua de rosas ha sido un gran aliado del cuidado de la piel, nosotros tenemos agua de rosas complementado con caléndula, esto ayuda a normalizar el PH de la piel y tonificar y su efecto cicatrizante previene y controla irritaciones y sensibilidad de la piel.

Paso No 3

Utilizar un producto de Regeneración para devolver vitaminas y nutrientes a la piel.

(véase Blog #5).